Cargando...
Dolió
22 - 08 - 2008
0

Dolió

Compartir



Sin Manu Ginóbili, lesionado desde el primer cuarto, la Selección Argentina de básquet cayó en las semifinales de Beijing 2008 ante el Dream Team de los Estados Unidos por
101-81.

La selección de Estados Unidos hizo buenos todos los pronósticos certificando su presencia en la final de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, tras imponerse a Argentina por 81-101 en un choque donde los norteamericanos volvieron a dejar claro que son el rival a batir.

La sobrada calidad de Bryant, James y el inspirado Anthony en la noche de hoy llevó a los ''NBA'' a disputar una final olímpica ocho años después, ya que en Atenas no pasaron de semifinales. El conjunto de Mike Krzyzewski consigue ahora presentarse en su decimocuarta final y, de las trece anteriores, doce fueron oro.

Y es que el equipo albiceleste tuvo el peor comienzo posible. Con un marcador en contra de 4-21 y tres faltas personales de Enmanuel Ginobili, el panorama no se presentaba nada alentador para los de Sergio Hernández, que anduvieron algo espesos por el Wukesong Arena.

Por aquel entonces, el ''ACB'' Pablo Prigioni se cansó del dominio norteamericano y comenzó a echar tierra al foso con un triple desde su casa. Esos tres puntos fueron sólo el comienzo para tapar el tremendo agujero creado por Carmelo Anthony y un inspirado Kobe Bryant, que tiene hambre de un oro olímpico.

Ante la ausencia de Ginobili, que además de las faltas se hizo daño en su tobillo izquierdo y no pudo volver a jugar, el protagonista fue otro de los ídolos del público chino, Luis Scola (28 puntos) -compañero de Yao Ming en Houston-. El ex del Tau fue fundamental en el rebote y propició la resurrección de los suyos, secundado por Alfredo Quinteros, trabajador bajo el aro, pero también desde el perímetro.

Tanto fue así que el marcador se quedó en un 40-46 a favor de las barras y estrellas, toda una victoria teniendo en cuenta las distancias que han mantenido a lo largo del campeonato. Pero ahí quedó el ímpetu albiceleste, que se frenó en seco en cuanto que los ''NBA'' encadenaron con acierto las dos siguientes acciones.

Para entonces, el choque vivía ya el principio del tercer cuarto (42-55) y sin grandes aspavientos, los estadounidenses se hacían dueños del marcador. Delfino (17 puntos) se las traía con Bryant, Scola seguía maquillando el descalabro, y Anthony, completamente al margen, anotaba sin presión.

Bosh colaboró con el rebote en lo que fue ese ''plus'' necesario para dar el estirón que dejase a Argentina en la estacada. El sueño acabó para los ''pibes'' y Estados Unidos confirmó su supremacía, la misma con la que siempre pone fin a los partidos: sin jugar el balón en los últimos diez segundos, quizá le sobran siempre.

Comentarios (0)

Videogalerías

Videos