Cargando...
¡Somos campeones otra vez!
23 - 08 - 2008
0

¡Somos campeones otra vez!

Compartir

angel di maria

Con una soberbia definición de Angel di María, la Selección Olímpica Argentina venció a Nigeria y volvió a quedarse con la medalla de Oro en Beijing 2008, en un partido que fue muy parejo en los 90 minutos.

¡Argentina es de Oro! El conjunto nacional repitió lo hecho hace cuatro años en Atenas y se coronó campeón de los Juegos Olímpicos de Beijing, tras derrotar a un duro rival como Nigeria, en un partido que pocos recordarán por el nivel de juego a lo largo de los noventa minutos.


Bastó con un hueco de la defensa nigeriana y una genial definición de Angel di María, tras una soberbia habilitación por parte Lionel Messi en la segunda etapa, para volver a salir campeón en un Juego Olímpico.


En el primer tiempo, el equipo argentino no pudo superar a su par de Nigeria. El conjunto africano estuvo muy preciso en el fondo y juntaba gente en la mitad de cancha, lo que complicaba los avances del conjunto nacional, ya que le costaba atacar por los costados. Lionel Messi, Juan Román Riquelme, Sergio Agüero; todos se mostraban imprecisos con la pelota y Nigeria salía rápido del fondo para contraatacar.


De todos modos, los nigerianos no llegaban a ser profundos y la defensa argentina ganaba en el hombre a hombre (Pareja fue uno de los más destacados). Recién a los 38 minutos, la Selección Argentina tuvo su primer tiro de esquina, lo que demuestra el flojo ataque del equipo del “Checho” Batista. La más peligrosa fue un remate desde afuera del área de Monzón, que el arquero mandó al tiro de esquina, cerca del final de la primera etapa.


En la segunda parte, el equipo africano salió a mantener la pelota y Argentina no podía coordinar el juego que mantuvo a lo largo del certamen. Riquelme no se encontraba con Messi, quien intentó mucho en lo individual pero no podía superar a la defensa nigeriana. Pero gracias a esa postura de las “Aguilas Verdes”, el equipo del “Checho” Batista encontró un hueco en la defensa.


Messi vio a Di Maria por la izquierda y le metió un gran pase. El zurdo encaró solo por ese sector, le ganó en velocidad a un defensor nigeriano y, ante la salida del arquero, el ex Rosario Central picó el balón para desatar el festejo de todo el equipo argentino. Era el 1-0, no tan merecido si se toma en cuenta lo hecho por el equipo hasta ahí, pero en el fútbol lo importante son los goles. Y Argentina lo marcó justo y mostró toda su efectividad.


A raíz del tanto argentino, los africanos comenzaron a atacar más, pero nuevamente Pareja y Garay se mostraron precisos y ordenados en la última línea, todo eso sumado a la falta de ideas por parte de Nigeria para penetrar la defensa nacional. El tiempo siguió corriendo, con una Argentina tirada para la contra y apostando por la velocidad de Messi y de Lavezzi, quien ingresó sobre el final.


Cinco minutos más de descuento y a seguir sufriendo. Nigeria se venía con mucha gente, pero no era profundo. Centros y más centros llovían desde ambos sectores del ataque africano, pero Pareja y Garay se anticipan en cada pelota.


El árbitro marcó el final tan esperado y la Selección Argentina consiguió nuevamente la medalla de oro en fútbol, tal como sucedió en Atenas hace cuatro años. Sí, el equipo albiceleste es de Oro y lo volvió a demostrar en Beijing, ante un rival que lo había dejado con el segundo puesto hace 12 años, con aquel 3-2 sobre el final. Hoy, la historia es otra. Sí, ¡somos campeones otra vez!

Comentarios (0)

Videogalerías

Videos