Cargando...
¡Gritalo!
24 - 08 - 2008
0

¡Gritalo!

Compartir



La selección de baloncesto de Argentina ganó la medalla de bronce tras vencer 87-75 a Lituania en el partido por el tercer puesto olímpico.

Emanuel Ginóbili, lesionado en el tobillo izquierdo, vio todo el encuentro en el banco de suplentes y no jugó ningún minuto.

Los argentinos sumaron de esta manera su segundo podio olímpico consecutivo, ya que en Atenas 2004 habían ganado la medalla de oro.

Los máximos anotadores fueron Carlos Delfino (20 puntos), Luis Scola (16), y Andrés Nocioni (14).

Argentina ganó el entretiempo por 12 puntos, 46-34, a base de una excelente efectividad del 57 por ciento en los triples. Los lituanos, en ese lapso, se quedaron en un escuálido 27.

El primer cuarto había terminado con una leve ventaja a favor de los argentinos, 24 a 21, pero seis triples convertidos en el segundo parcial ampliaron la diferencia.

Durante los primeros 20 minutos, Paolo Quinteros y Leonardo Gutiérrez, dos habituales suplentes, estuvieron casi perfectos desde larga distancia. Quinteros encestó tres de tres intentos, y Gutiérrez dos de tres.

Ginóbili, vestido con pantalones largos y arengando permanentemente a sus compañeros, miraba desde el banco de suplentes la excelente actuación argentina, con Luis Scola otra vez, como siempre en Pekín, muy encendido.

Nocioni, pese a sufrir una tendinitis en la rodilla izquierda, sobresalía en los rebotes, y aportaba a la amplia superioridad de Argentina.

Lituania, que había vencido 79-75 a Argentina en el debut en Pekín 2008, esta vez jugó sin presión ni concentración.

Sus habituales encestadores, Simas Jasaitas y Sarunas Jasikevicius, estuvieron muy por debajo de su promedio habitual, y terminaron el partido con 5 y 9 puntos, respectivamente.

Conducida por Prigioni y Delfino, Argentina aprovechó la debilidad lituana y llegó a una ventaja máxima de 24 puntos durante el tercer cuarto, 68 a 44.

Tanta superioridad actuó como un relajante para los argentinos y Lituania, con un parcial de 9-0, achicó la diferencia a 15 tantos, 68-53.

La recuperación lituana se confirmó en el último cuarto y, a falta de 5 minutos, se habían puesto a 11 puntos, 64-75.

Scola salió con cinco faltas y cierta preocupación se extendió entre los argentinos. Pero un triple oportuno de Leonardo Gutiérrez, más dos simples de Delfino, devolvieron la calma y dejaron a Argentina en su segundo podio olímpico consecutivo.

Fuente: elmundo.es

Comentarios (0)

Videogalerías

Videos